viernes, septiembre 21, 2018

Duende de otoño



El duende
Se ha acercado a la ventana
Arrimando las hojas
Que no quieren volar

Y con el telón de finas hebras
Va lindando los espacios
Resaltando en el cristal
Los lindes del afuera

El duende quiere ser otoño
Se ha ataviado
De castaño
Deshilachando los pardos y el cobrizo

Y siempre otra hoja que cae

8 comentarios:

Dolores Serrano Cueto (Lola) dijo...

¡Y siempre habrá hojas por caer!
Duendes del destino, de la vida, hilando en otoño para "re-empezar" de nuevo, ayudándose del sonido de las hojas al caer, de las ya caídas, de las mecidas por el viento...

besos!!!

ayla dijo...

Hola Miguel! Muy bonita la poesía pero parece mentira que estemos en otoño aquí parece todavía verano de no ser por la caída de las hojas. Y el cambio de color en los arboles con esos rojizos tan bonitos. un besito con todo mi cariño,

Aylita

Raquel dijo...

¿Qué tendrá el otoño que siempre inspira tanto?
Bonitas tus letras, como siempre.
Saludos!

Miguel Schweiz dijo...

Jo Lola, vaya poeta estás hecha. Qué belleza lo que dices. Por lo visto eres profe de mchas cosas... Y cómo emociona verte tocar el piano o tus piezas.
Beoso!!!


Es verdad Aylita, aquí ayer 30 grados, ¡Aquí! Es increible. Para colmo, como en el jardín siempre hay hojas caídas es que el despiste es total.
Un besito de corazón.


No sé Raquel, para mí, aunque claro cada una tiene su "ahí", es la estación que más me gusta porque da como más paz. No sé, siempre sentí eso.Gracias por tu apoyo.
Abrazos

RECOMENZAR dijo...

Que delicia tus palabras. Me has dejado
como borracha de licor.....

Miguel Schweiz dijo...

Jajajaja, genial. Y nada menos que borracha de licor...:))

las zapatillas fucsia dijo...

Me gusta el otoño y el verano y la primavera y el invierno. Me gusta todo

Cada estación del año tiene su encanto y desencanto.

Un abrazo

Miguel Schweiz dijo...

sí, es cierto, pero a mí por ejemplo la primavera mproduce en mí efectos contradictorios, será porque vivo en un lugar que le dicen la eterna primavera y no notas el cambio con la flora. Y por otro me atraen los pájaros que empiezan a enamorar, a crear nidos y al poco tiempo aparecen los pequeños.

Quizás sea por esa frase que dices al final.

Otro abrazo poara ti.