miércoles, febrero 12, 2014

Se va quedando la tarde


Se va acercando la hora
Entre pensamientos idos
Entre recuerdos renacidos
De noches y de aurora


se va quedando la tarde
dormida
apaciguada en los labios
una luz mansa
anuncia
que los sueños
se van quebrando
en una lámpara de barro
en la luciérnaga suspendida
en el éxodo del día

en el contorno
de los ojos
almendras de café
miscelánea de un sonrojo

el ópalo lejano
volado
volando
con sonido de ciprés
se va quedando
se va enroscando

se va quedando
en su nombre
en la fiebre
y el estío
entre marañas de viento
entre tormentas furiosas
entre hielos y torturas
entre velos presentidos
atrapados en su aroma

en el pasado que no se detiene

6 comentarios:

Ingrid dijo...

Tus letras siempre están cargadas de mucha inspiración, seguramente por eso suenan tan intensas.

Un abrazo

HADA dijo...

Entre para entrar en tus palabras y esconderme en la mirada de la foto.

Besos.

TriniReina dijo...

Atardeciendo; atardeciéndonos...

Un abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

Vengo a decirte algo dado que allí no puedo...

El diálogo entre sumisas es tremendo.

un abrazo

Miguel Schweiz dijo...

No sé Ingrid, ya sabes que yo no sé mucho que digamos de poesía, o sea que... en fin :)))
Besos

Entonces no me alejaré de esa mirada...
Besos Hada

Dejando... dejándonos... :))
Un abrazo Trini

Jajajajajaja, ya he visto Aquí... :)))
El diálogo es impresionante, sip.
Otro abrazo

Blanka dijo...

¡Guau! Todo se queda un poco Miguel, aunque parezca que vuela permanece en los sentidos... Bonita imagen nos dejas.
¡¡Miles de besazos guapetón!

(¿Sabes? De pequeña tenía obsesión por las luciérnagas)