viernes, junio 23, 2017

Noche de San Juan 2017


Tengo que hacer una gran hoguera. Una hoguera que llegue hasta donde no sé. Quiero que el fuego que salga de aquí, rojo, fuerte, caliente multiplicándose en chispas, se transforme en un hilo indefinido de humo que abarque el universo, que hable con los duendes para que nos calme el dolor de los amados que se “van”, de la derrota de la voluntad, de los cambios de la vida y no nos deje detenernos en el vacío. Que la memoria vaya creando con los retazos del pasado la felicidad impalpable, la invisible y fantasmagórica felicidad atrapada en un aquelarre.

6 comentarios:

ayla dijo...

Miguel amiguito mio! No sabes lo contenta que me veo que por fin te has decidido a escribir. Espero que estes bien y que ya no dejes de escribir.Un besito con todo mi cariño de tu amiguita,

Aylita

Miguel Schweiz dijo...

Gracias Aylita, tu amistas es maravillosa y te digo, siempre que pueda escribir, no dejaré de hacerlo :))
Besitos con todo mi cariño

ayla dijo...


Hola Miguel amiguito mio! En mi blog te he dejado una felicitación por el día de tu cumpleaños espero que la leas. Un besito con todo mi cariño de tu amiguita,

Aylita

Mel dijo...

Hello, como estás Miguel?
todavia existimos! como va todo? que tiempos aquellos Miguel.. que tiempos
Besos de Lobito.

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

Bueno Miguel, amigo, he vuelto a asomarme tu blog.
Había perdido la costumbre de muchas cosas que amo, de la gente que me demostraba su aprecio, de los que me comentaban, de los que no pero leían... de los que asaban por curiosidad y miraban en silencio... Acaso me lo figure todo y sólo hayan unos pocos fieles a esas charcas y necesiten ver si aún sigue la ''ranita Azul''.
Triste es este comentario que nos dejas pero con la fuerza necesaria que demuestra el coraje de no rendirse, porque se asume ser parte de lo mismo, de ese todo que nos inunda de preguntas. Que una chispa de esas hogueras mantenga la llama que nos ilumina. Un saludo cordial de esta amiga 'rana'.

© José A. Socorro-Noray dijo...

Siempre es necesario el fuego

Un abrazo fuerte