martes, noviembre 27, 2012

Te vas...


 No me digas que te vas sin despedirte
Con el adiós tenaz que nunca se espera;
No me digas que me dejas tan ligera
Entre pasos duros resonando al irte.

Golpe inflexible a nuestro espacio construido
Que era fe en el destino, la magia pura;
La alquimia del sueño quieto en la cintura
Y una mano en el llanto detenido.

No acaba lo que con tanto amor se hizo
¿Va a destruirse el hechizo ya? ¿Eh preciosa?
No es posible que en la hora ardorosa
Se escape el pasado, lento, quebradizo.

Mas si mañana el sueño se despertara,
será pasión donde la ternura ara.


(...Y así lo hizo.)


  (Aquella vez... 2006)



6 comentarios:

HADA dijo...

Porque a veces necesitas coger distancia para decir adiós, alejarnos de nuestra ventana para poder ver que el marco no recoge todo el paisaje…………aceptar que los sentimientos no son permanentes, es parte de la dualidad de nuestra propia naturaleza……………hay momentos de alegría y momentos de tristeza……….

Bss.

Bett dijo...

Triste despedida si las hay, no creo que haya pasado tan quebradizo como para no recordarlo...ni tan fuerte hechizo de amor, que pueda romperse.
Quizas es un hasta luego...
quien sabe!

Abrazos mi querido Migue!!!

Miguel Schweiz dijo...

eso HADA... los sentimientos son dúctiles, variables pero creo que con una sola esencia :)
Besos (Qué hermoso tu blog, que intimista...)

Eso simepre queda en el aire para el futuro, por eso nunca se sabe...:)
Muchos abrazos y sigue con esas fotografías... ya ves que no he podido resitirme.) :)

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que poema más bello y profundo, que el pasado se escape es algo muy intenso y ojala que cuando despertemos no se nos termine el sueño.

Saludos

Hanna Xesco dijo...

Un hermoso poema
No puede destruirse lo que con tanto amor se hizo. Besos

Miguel Schweiz dijo...

Ojalá Roy.
Saludos!

No Hanna:)
Besos