miércoles, noviembre 11, 2009

Cartas en el desván









Las cartas de amor… Las que siempre parecen únicas e irrepetibles. Las cartas de amor que no pueden escapar de las mismas palabras que en él se encierran.

Dejé caer el 1963, pero… ¿El año cambiaría algo?

6 comentarios:

Narci dijo...

Ni el amor escapa de esas palabras, ni las palabras escapan del amor que las inspira, ni siquiera cuando el amor pasa y las cartas ya están ajadas y olvidadas en el desván.

El año, quizá, cambiaría el nombre del amor, y sólo a veces.

Besos

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Cartas de amor q nunca seran leidas...
tengo tantas!!!
un beso grande

Lucía dijo...

Viejas cartas ajadas, encerrando tanto, diciendo tanto.
La primera carta que me llega con voz y es un placer escucharla;)
Un gran beso de hada, mi querido alquimista.

PD: Me voy a amanecer, ese hombre me fascina, ale, a cotillear.

Moony-A media luz dijo...

Ufffffffffff qué real ¿si? demasiadas veces nos dejamos llevar por el orgullo y guardamos las palabras en latas de tabaco.
La voz... bueno... ya sabes lo que pienso de ella :D

Besito...

Miguel Schweiz dijo...

Tadas las complejidades del amor Narci, cómo vamos moldeando de tal forma los pensamientos, que terminamos tantas veces convecidos de cosas que no son... Y cuánto amor se escapa por esos recovecos.
Besos

Hala... Princesa, no hagas eso... tú léelas, jo, no dejes escapar nada, nada.
Un beso grande

Mira que es raro eso Lucía ¿Cierto? Que una carta tenga voz :))) pero bueno, quería relatar sobre las vueltas que le dio Juan allá por 1963; ¿Existió? Seguro que sí...
Besos y besos preciosa hada

Son muchas cosas, la imaginación de los hechos nos juegan tantas malas pasadas Moony.
Jajajajaja, la voz de un loqueta :))
Besito...

Blanka dijo...

Hay que ver con Juan, que manera de encerrarse por miedo!!! Yo creo que es más por miedo que por orgullo, eso digo yo que porque no envió esa carta y hubiera salido de esa incertidumbre, así no sabe lo que se perdió o lo que ganó. Tampoco puedo decir mucho sobre esto porque reconozco que en estos temas soy una cobarde redomada.Encierra muchos sentimientos esa caja de tabaco, el año se podría cambiar por cualquier otro.
Y tu voz Miguel……….. ya te lo dije una vez pero me encanta, suave, la entonación adecuada siempre, ese acento matador, uff!!! Me gusta tu voz. ;)
Un besazo guapetón