jueves, septiembre 03, 2009

Puentes de la vida


Voy a seguir agregando en este post más cosas basadas en los comentarios que he recibido referente a los puentes en el anterior.
Cruzar el Puento o encontrar la Leyenda
Por lo tanto no será un post con final marcado sino acorde al otro y quizás una charla conmigo mismo ya que se vive muy apurado y comprendo que no hay tiempo para leer a un loqueta.:)

*****


No es cuestión de saber o no saber Roy; estamos tratando con las metáforas; lo mismo sería con las matemáticas, o sea graficando con imágenes simples o signos para razonar de forma más sencilla apoyados en ellos.

La imagen esta vez es el puente y todo lo que él simboliza dado la cantidad de metáforas depositadas en eso siempre.

Para mí hay una confusión entre caminos, encrucijadas y puentes. La imagen que más hemos utilizado de nuestro devenir ha sido el camino y para ampliar el concepto de los conflictos surgen las encrucijadas. O sea, sería algo así como que vamos por un camino x y llegamos a una encrucijada, es ahí donde nos paramos, observamos las distintas opciones que nos da cada salida y unas veces razonando, otras por instinto o lo que sea, nos dirigimos a otro camino y así una y otra vez.

Los puentes son muchos menos y son aquellos que cambian radicalmente todo. Todo. Ya no tenemos referencias sino las que llevamos en la mente, ya no encontramos nada de lo que había ni nos acompañan caminando los mismos…


(Sobre todo cuando no podemos acceder a los sueños y deseos)



A ver, voy a contar una historia cierta que quizás dé la idea de lo que para mí es un puente:

Mi chino, un terapeuta de primera, casado y con una hijita.
Hace unos tres años, la miseria de la familia cada vez más en evidencia después de un arduo y continuo trabajo de 18 a 20 horas cada día, sin festivos, sin diferencias, sin domingos, lo empujan hacia la orilla de un puente. Le dicen: mira, si lo cruzas, más allá hay otro mundo que hará que ayudes a salir de la miseria a tu familia.

Él se dijo con confianza, sí, tengo que hacerlo aunque miles de kilómetros de distancia e inconvenientes nos separen.

Un día lo vi por casualidad, solo, completamente solo; me dijo en un inglés simple que lo habían enviado aquí para hacer sus masajes. Estaba controlado por la mafia silenciosa… invisible; pasaba mucho miedo, no obstante hacía todo lo posible por trabajar igual que en su pueblo; su lujo consistía en hablar por teléfono unos 5 minutos con su mujer. (Verlo en esos momentos rompía el alma.) Le dije qué puedo hacer por ti, podemos juntar clientes que seguro estarían encantados ya que eres muy bueno y no hay nadie que haga eso aquí. Él sonreía y no decía nada… Una vez, más asustado aún, me dijo que le habían dado la orden de trasladarse a Madrid; hablamos tres veces por teléfono y siempre me aclaraba que no podía hacerlo seguido, que no lo dejaban.

Un día desapareció, se diluyó absolutamente. Dejó de existir no sólo aquí sino en su pueblo donde su familia seguía en las mismas o más precarias condiciones mientras estaba él pero ahora sin él…

Son ya varios meses que me pregunto: “¿Qué ha sido de ti? “

Por eso, creo que es un momento especial para hablar de puentes porque cada vez serán más los que los busquen e intenten cruzarlos.

Así decía sabiamente Einstein que era lo más difícil de saber… porque en la otra orilla podemos toparnos con los demonios y sin un solo ser amado con quien reforzarnos.

Y él decía precisamente eso, porque depende de cada época, situaciones diferentes. Está el famoso Éxodo (realidad o leyenda da lo mismo porque representa un momento), los colonos a través de los siglos…
Evidentemente cruzarlos les costó lucha, algunos encontraron hasta la muerte, pero otros comenzaron una nueva existencia con caminos largos y horizontes.



Esta época es compleja, porque no hay ya parajes nuevos, donde comenzar; la miseria se ha expandido en todos los niveles, por eso los puentes pueden ser trampas. No obstante tampoco es cuestión de desdeñarlos. Pero sí tener en cuenta antes de cruzarlos todo lo que dejamos atrás, si podemos volver por él o acceder por otros, qué puede estar esperándonos más allá… Y sobre todo evaluar antes de hacerlo si nuestra vida y vivencias cotidianas se han roto ya por completo.

Buscamos puentes porque el existir cotidiano se está ensuciando, se está robotizando. Cada vez son menos las muestras de afecto, de solidaridad; una sonrisa en las calles, un gesto en un sitio público, una mano tendida; escuchar lo que otros nos dicen, lo que opinan; cada vez nos hacemos más agresivos y nos ponemos a la defensiva; cada vez nos vamos haciendo más ciegos y sordos a todo lo que acontece, hasta tal punto de dejar que sólo nuestros latidos nos lleven por la vida.

Nuestra existencia carece de líderes sólidos, íntegros, honestos y la población se ha vuelto anárquica dominada por la dictadura de unos pocos que sólo quieren posesiones pero que no ven a la gente. Cada uno de nosotros va solo, a su aire, se refuerza a sí mismo como puede y lo hace con soberbia. Dice que lo sabe todo… y en el fondo de sí sabe que cada vez sabe menos.

Tiene miedo, el entorno se ha vuelto difícil y la mayoría intentará vivir de las ayudas sociales, ayudas que salen de negocios sucios, de malversación de fondos, de robar… eso da más miedo porque hasta los estados con estas estrategias pasajeras, licenciosas y sin bases carecen de seguridad.

Pero cada uno tiene su pájaro mágico, debería saberlo, empezar a verlo, montar sobre él ya que hay espacios que aún son vírgenes. Sólo es cuestión de empezar subir y aprender a ver no entre la multitud sino a la multitud y sus incoherencias. Esa donde estamos atrapados.

21 comentarios:

Moony-A media luz dijo...

Extensísimo ensayo, Miguel, y, magnífico.

Puentes... hay que tener muy claro el puente que vamos a cruzar porque, al otro lado, quien sabe... pero también hay ocasiones en que uno mismo ha de construirlos. Atreverse a romper con todo y comenzar de nuevo es difícil, pero, puede ser la mejor salida. La única.
Nunca se sabe hasta que no se llega al otro lado ¿verdad?

La sociedad se ha convertido en una jungla donde hallar una mirada o una sonrisa es imposible.
Las voces, los ruidos, las actitudes prepotentes, la agresividad, la indiferencia, son las armas del acosado, del que se ha a costumbrado a cantidad de tonterías y, ahora, tiene síndrome de abstinencia. De los amargados por no poder pasar el verano en Punta Cana o porque su vecino tiene un coche mayor.
Antes se notaba, pero, desde esta crisis, es lo cotidiano.

La gente perdió el gusto por las cosas pequeñas, por las cosas sencillas. Caminan por la calle como zombies, sin fijarse si hay una paloma o graznan las gaviotas. Bueno, en eso sí que se fijan, pero para decir ¡qué ascoooooo! Es como si todo lo vivo e inocente los insultara. No lo soportan.

Todo es correr, protestar, darse por ofendidos.

Y si es en el ámbito laboral, la contraseña es no hacer nada y criticar constantemente lo que hace otro.

Pero ¿sabes? hay un puente más. Un puente nuevo que, al cruzarlo, cambiará el comportamiento. Los que se queden quietos vivirán un amanecer zulú en el asfalto. No por sangre, sino porque se irán destruyendo poco a poco. Y los que lo crucen, espero que la mayoría, se olvidarán del consumo masivo, de las diferencias, y, simplemente, vivirán.

Bueno, al menos, es mi idea :)

Besito...

Moony-A media luz dijo...

Hala... me pasé de largo :S

alma dijo...

Perfecto, como siempre.
Para pensar y reflexionar.
En esta sociedad, que nos ha tocado vivir,las muestras de afecto y la solidaridad son nulas, no existen. Y a poquito que se dé, la gente se sorprende. A mí me pasa y me dicen que tengo un corazón tal, que soy muy sensible, que tal y cual y a mí que me digan esto no me halaga porque yo les digo que esto es lo normal y lo lógico, dar sin recibir, sin esperar... ser.
Pero no, parece algo extraordinario que alguien sea amable, que se preocupe por alguien, que exprese sentimientos... Realmente triste todo esto.
Bueno hoy tu entrada, daría para escribir mucho.
Tú si que sabes ver la luz en todas las cosas...genial!

Un besote muy fuerte!

Fernando dijo...

Miguel: leer tus pensamientos es haber recibido un don de los dioses. Tienes hondura, delicadeza, arte, en fin todo lo que se necesita para ser un buenísimo poeta. Por eso me entusiasma que hayas dedicado parte de tu tiempo a leer mi obra y que te guste. Es un premio que no merezco, pero que no olvidaré. Seguiré leyéndote hasta que vuelva y, mientras tanto, sigue trabajando con esa categoría de tan inmensa que tienes. Un fuerte y cariñoso abrazo.

Blanka dijo...

Hola de nuevo Miguel!!!
Lo he leído con calma, con mucha calma, y sabes es extraordinario. Es una reflexión maravillosa y nos daría para estar sentados con un café durante horas y horas, hablando sobre los puentes con retorno y de aquellos que probablemente no lo tengan. A veces no nos queda más remedio que cruzar ese puente, porque una marcha atrás sería peor que seguir hacia delante aún sin saber lo que nos espera, ese miedo a lo desconocido, a lo incierto. En cuanto a las muestras de afecto, no sé, yo siempre he sido afectuosa no me sale el no serlo, de hecho cuando estoy de mal humor lo paso peor yo que el que está a mi lado. Y sé que hay gente que no cree que de verdad sea así pero no lo puedo evitar y lo veo tan normal que el que me lo recuerden me hace pensar si seré yo la rara o ellos. Pero tampoco me quita mucho el sueño cada uno es como es, sólo sé que se pierden un montón de cosas por no demostrar afecto. Y ya no hablemos de lo que se ha convertido esto de las posesiones, si el uno tiene eso yo tengo que tener eso + eso que es igual a infelicidad porque te seguirá faltando la casa en las Bahamas, es la pescadilla que se muerde la cola y no sé si despertaran o no pero es un círculo.
En fin que tampoco estoy yo para mucho más, me encuentro en un momento en el que tengo que saltar si o sí, el problema es que no se a donde es la única incógnita que me queda por averiguar, y después o cruzo el puente o directamente salto.
Un besazo guapetón!!

(Vaya chapa que te he metido……… perdona pero estoy flojilla en estos días y tengo mucho en la cabeza y un par de proyectos que puede que me den mucho o que me quede como estoy, y soy humana y necesito trabajar y esas cosas…)

Miguel Schweiz dijo...

Monny, no puedo agregar más; no sé, ya sabes que tenemos esos puntos de coincidencia en todos los aspectos que han mantenido tantos años de amistad que no puede romper nada. Aunque no coincidiéramos igual, eh... :)))
Besito...

Alma, las ondas han creado una relación que hasta me parece oírte y tan cerca... Verte ya te veo, afortunademnete :)
Es tan evidente tu conducta en la vida, ya lo creo que sorprenderás a la mayoría y te sorprendes tú también seguro de que la mayoría no disfrute buscando el afecto de los demás.
Mi besote es también muy fuerte!

Fernando, jo, no te imaginas lo que sentí nada más saber que dejabas, ya te dije y sin peloteos absurdos que te considero uno de los mejores poetas que he leído. Pero como sólo es temporal, releer lo que has escrito es ya de por sí un placer y espero que regreses con nuevos aires y ganas para seguir "saboreando" tus letras.
Otro fuerte y cariñoso abrazo

Hu...hu... a ver Blankita, qué pasa contigo mi niña... nada de lágrima flojita o sí, pero que sea pasajera. A ver, no sé qué te afecta ni la situación por la que estás pasando, pero has dicho que tienes que tomar una decisión y tal vez cruzar el puente... A ver, aún sin saberlo, es tan evidente que eres una chica inteligente, de mente ágil y que dentro de las limitaciones que tenemos todos, sabes lo que quieres. Por lo tanto, siendo tú no dudaría ni tendría miedo, puede que sea el momento justo y oportuno para cruzarlo; para mí que si lo haces no te arrepentirás. Claro, todo esto te lo digo por intuición y siempre teniendo en cuenta tu inclinición al respecto; sea cual sea creo que sabrás elegir lo mejor.
Venga, tranquila... sólo la calma te mostrará con más claridad el camino. Lo otro, dudas, temores, nerviosismo, no hacen más que aturdir la mente y la emoción quitándole libertad para pensar y sentir lo oportuno en cada acción.
Besos guapísima y a ponerse en marcha con confianza...

Siab-MiprincesaAzul dijo...

hoy mismo estoy construyendo un puente para lograr alcanzar uno de los caminos q tenía perdidos en la vida...
un beso grande

Blanka dijo...

Gracias Miguel por tus palabras tranquilas (se nota que eres más calmado que yo, puro nervio). Si, llevo unos días de lagrimilla floja, “algo se me ha hecho una bola enorme de nieve a punto de aplastarme” aunque parece que me he serenado un poquito y que por lo menos ya tengo más claras mis opciones y a seguir según vengan. Supongo que es uno de esos momentos de la vida en la que hay que decidir cosas que nos llevarán a unos cambios importantes. Ya veremos como va todo ;)
Un besazo (No olvidaré al Garuda que llevo conmigo) Y gracias por tus palabras de nuevo ;) Muack!!

Miguel Schweiz dijo...

Princesita, ya ves, construir un puente… lo que siempre he pensado al respecto, no sé si estarás de acuerdo, es: si es posible retomar caminos perdidos. No sé a través de lo vivido, mi experiencia me ha demostrado una y otra vez que no hay caminos reencontrados sino ya caminados. Es como si quisieras ser bebé, ya ese camino se hizo, puedes imaginar al bebé que fuiste y los demás recordarte, lo llevas integrado con todo, ya que Princesa es la Princesa bebé, niña, adolescente, joven y adulta, toda esa suma, pero no serás ya el bebé Princesa… porque como te dije antes ese camino ya fue recorrido y es el que te fue llevando por todos los otros.

Si piensas volver a un camino ya hecho, no será ese, sino otro que se le parezca, y sí supongo que es posible, que puede volver a ser importante, pero no sé si deberías ilusionarte con que sea el mismo, sino reconfortante con su similitud que fue con lo que obtuviste satisfacciones.
Un beso grande

Blankita, son momentos complejos, que aún sin proponérnoslo nos empujan a cambios. Todos, de una manera u otra se ven en esa situación. Unos directamente, otros indirectamente por los cambios ajenos que son muchos y difíciles y la sociedad que se encuentra ahora en una encrucijada. Hay personas que tratan de evitar sea como sea enfrentarse a ello y buscan a la fuerza seguir como siempre, sin darse cuenta que se van llenando de agresividad o indiferencia, hay otras que no les queda más remedio. Por eso es importante aparcar el miedo, fluir y escuchar ese interior sabio que nos va diciendo lo más conveniente. O sea para mí, hay que evitar los “ruidos” que no permiten escucharnos y mantener la calma que limpia la mente y las emociones, desalojando las “bacterias” que las atacan.
No son consejos, claro, sino lo que suelo hacer en momentos críticos y difíciles y que me han dado buenos resultados. Te lo digo por si te puede ser útil.
Muaquitos guapísima!!

Diana L. Caffaratti dijo...

Puente...
Puente de dos orillas. Camino elevado sin puertas.
Enlace que me lleva y te trae.
Siempre será sinónimo de "más allá", de misterio a revelar, de preguntas que podrían responderse.
Largos puentes, o de escasos metros.
De gran ingeniería, o artesanales y precarios.
De ríos, de montañas, o de ciudades.
Para caminantes, de trenes, o sólo para automóviles...
Plegables o fijos.
De gran altura o casi al ras de las superficies.
De acero, de cemento de trancos, de cuerdas, de lianas...
Entre pilotes o entre cuatro troncos...
Famosos o tristemente olvidados.
Nuevos, o viejos...
...Puentes...
Siempre serán para mí, símbolo de unión, abrazo, encuentro...
Como el puente que me tiendes cada vez que escribes:
Puente de palabras, de emociones, de amistad...
Puente tan preciado.
Puente tan precioso.

María Narro dijo...

te leí el jueves y aún estando metida en otras cosas sigo pensando lo mismo...

¡protesto!

un puente pasa por encima de algo ¿no? ¿es para huir? ¿dejar todo atrás? ¿todo?, aunque siempre hay que buscar algo mejor

creo que tú y Malena hablaís con diferentes palabras de lo mismo.

tus puentes para mí son cambios de actitudes. Obligatorios y necesarios si no queremos quedarnos atrapados en la 'marabunda' que nos rodea. Pero tú lo has dicho: todo es cuestión de elegir, abrir bien los ojos, tomar aire y decir: tranquila todo va a salir bien.

creo que yo nunca he cruzado un puente de los que dices, el pasado es mi bbagaje y a veces la escuela, forma parte de ti...

o quizá no te entendí, pero creo que sí

¡suerte!

un beso enormE

María Narro dijo...

vuelvo ;)

¿a que soy novelera?

cambio el protesto por un discrepo...

bueno ya me conoces, y mi querida doña Juana de Arco (yo) aqui nadie ha dicho que vaya a cruzar ná. Borro el suerte o no ?¿

ay dios míoooooooooo ¡lo que me haces pensar con lo fácil que es saltar charcos jajajajaj

pero me quedo con esto de tu otro post...

Quizás no sea necesario cruzar puentes, sino buscar al Garuda y recorrer el infinito del que formamos parte…

mira en tu interior ¿vale? otro beso.

Miguel Schweiz dijo...

Diana… Jo, vaya lujazo. Lástima que no sea un post. Es hermoso lo que has escrito… Lo voy a guardar, ya que si tú no lo pones como post en tu blog, más adelante lo voy a incluir, si me dejas, claro, en uno aquí. No lo pongo ahora, porque de puentes supongo que de momento es suficiente…
Besos y gracias…

Jo Marita, no protestes, si al final es eso en lo que coinciden todos. Tú sabes que lo mío no son filosofías ni sentencias ni teorías, son divagues. Creo que divagar es muy importante porque va llevando y llevando de tal forma que hasta podría sorprenderte a los puntos que llegas.
Claro que no se cruzan siempre esos puentes como el que cuento de este chico, joer; sólo era para desarrollar la idea de Eisntein y ver qué pasaba, cuando se ve uno y resulta que no era el adecuado o cuando se cruza otro y es espectacular el cambio. Él no dice que no haya que cruzarlos, me cachis, sólo que se trata de algo aparentemente muy fácil pero con lo que hay que tener cuidado, eso creo haberle entendido: “lo más difícil es saber cuándo cruzar un puente y cuándo no.”

Si para ti son cambios de actitudes obligatorias pues ahí también hay que tener cuidado, chica, porque podemos borrar esencias que son las que propician precisamente andar por diferentes caminos o no… pero no entiendo por qué obligatorias.
¿¡Suerte!? Halaaaaaaaaaaaaaa dime… ¿para qué? ;) Protestona…
(Pues toma, el último me despisto y no lo leo… :D)
Discrepa mi niña, discrepa mucho que esas cosas nos enriquecen un montonazo… No ves boba que las discrepancias puede que a algunos los despierte o reaccionen, ya sea hablando o en silencio y sea cual sea su opinión siempre será oportuna. Aunque el otro día estaba leyendo unos comentarios en Youtube, madre mía, no hacían sino insultarse y no comprendías el por qué, claro eso no hace sino embrutecer más. ¿Verdad?
Un beso EnormE



Y sigo divagando ¿Sí? Para mí, todas las opiniones son coincidentes con respecto a la imagen de puente.

Así que yo lo pondría como una raya con dos puntos a cada lado A y B, la raya esa sería A-B (Puede ser B, C; C,D, etc.) Al punto A confluyen cantidad de rayas, de ahí se hace una hasta el punto B de donde vuelven a
desembocar cantidad de rayas también y viceversa…
(Cómo se nota que soy arquitecto… :))))

Gracias, siempre gracias a todos por ayudarme a reflexionar y hacer las ideas más ricas y extensas.

María Narro dijo...

pues quizá fue por eso (pq ultimamente tengo que leer muchos comentarios del youtube y se me olvidó que tú me conoces) que me quedé intranquila con el primer

y rapidito y corto (pues el poema es una sentencia y no admite protesta)

cambio de actitudes obligatorios... porque a veces las circunstancias que te rodean te hacen no ocultar tu propia esencia (abierta siempre a quien te quiera conocer), pero sí ser como esperan todos que seas: normal, no-expontanea y una más.

ejm: el otro día entre familia política y compañeros de empresa de mi marido me aburría a no poder más. Quería salir fuera pero había una puerta de garaje y no sabía cómo se abría. Se me ocurrió arrimarme a una esquina y decir: Ábrete Sésamo... me oyó alguien y me oyeron todos

además de ir en silla descubrieron que me sé reír

Costa dijo...

Pues nada Miguel, habrá que observar bien esos puntos y la raya, quizás eso pueda ser voluntario...
(La poesía siguiente, la siento no hace falta que te diga nada sobre ella.)

Besos

Miguel Schweiz dijo...

Jajajajaja Marita, así se hace,me imagino lo que se habrán reído... mira que eres pilla y tremenda. MI método es algo diferente, cuando es así necesario y obligado, dejo los ojos y me voy :)
Un beso EnormE

Ahí le diste Costa, ese quizás pueda ser voluntario... Hum, es que se trata de un tema largo, con tantos puntos de vista que sería interminable.
Besos guapa

Carver dijo...

Realmente me has atrapado con tu relato, tan realista y cierto como la vida misma. Los puentes unas veces se cruzan sin mirar y el riesgo está ahí, como bien dices. Es una maldición de la humanidad que existan gentes tan perversas como para arruinar la vida de seres sencillos y buenos y la de sus familias, sin importarles lo más mínimo el sufrimiento y el dolor que causan.
Sólo espero que sus actos tengan su justo castigo y que en el mundo algún día cruzar un puente a otra vida no signifique dejarlo todo por nada, sino que sea signo de esperanza.

un abrazo por tu buen hacer

Miguel Schweiz dijo...

Carver, siempre me pregunto cómo "esa gente" puede seguir viviendo tan campante, comiendo, bebiendo, durmiedo, haciendo lo que le da la gana, mientras tienen aprisionado con sus pies a tantas personas indefensas e inocentes.

Jo, me siento muy feliz con lo que has dicho, porque ya... ya... somos dos, y seguiremos sumando ¿Sí? Porque joer, nadie tiene derecho a explotar el dolor de esa manera.

Un fuerte abrazo

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Será un camino llenito de letras... seráq un camino nuevo como me has enseñado... pero no dejes de regalármelas q mi puente se esta cayendo de soledad...
un beso

Anónimo dijo...

De acuerdo en todo lo expuesto excepto que hayas usado la palabra anarquía en la acepción recogida por diccionarios y que la define como ausencia de poder público o incoherencia, barullo, descocierto...sigo quedándome con los primeros significados de éste vocablo y su ideal: "El mejor en el mejor puesto"; está claro que para llegar a ello, a ser el mejor hay que elegir puentes y esforzarse por unas metas.
En cuanto a tu amigo, me da una enorme pena que lo haya pasado tan sumamente mal y de forma tan injusta. Dios Santo, cuanta mierda queda por limpiar en éste mundo y perdona ésta mi franqueza.
Saludos.
Kelisidian

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.