miércoles, enero 14, 2009

No es una despedida.

Hala... me pegué un susto... Pero ya está.
Creí que no podía seguir.

Y era hasta pronto
tan pronto
que el corazón canta
de poder acariciar las teclas
otra vez...